¿Dejará de abaratarse la televisión?