Karla Panini está acostumbrada a los ataques